Copa menstrual dura o blanda: ¿cuál te conviene más?

Copa menstrual dura o blanda: ¿cuál te conviene más?

Copas menstruales hay de muchos tipos: de diferentes colores, tamaños, acabados, texturas… Todas funcionan, pero no todas se adaptarán a tus necesidades. Una buena elección es clave para evitar pérdidas y sentirte cómoda. La dureza, por ejemplo, es un factor importante. Si dudas entre una copa menstrual dura o blanda, presta atención al estado de tu suelo pélvico, será el que determinará cuál necesitas. La lógica a seguir es sencilla: cuanto más débiles estén los músculos vaginales más blanda debe ser la copa, y viceversa. Te contamos por qué.

Del Instagram de @holamellamoboza

Copa menstrual dura o blanda: ¿de qué depende?

A la hora de escoger tu copa menstrual, hay varios factores a tener en cuenta. La edad, tu peso, si has tenido partos vaginales, si haces ejercicio, la cantidad de regla… La mayoría de estos factores tienen un nexo: repercuten en el estado de tu suelo pélvico. Saber si lo tienes reforzado o muy debilitado te será de gran utilidad para decidir qué copa escoger y qué dureza debe tener. Seguramente, si formas parte de uno de los dos extremos eres consciente de ello. Bien porque te lo habrá comentado tu ginecólogo, comadrona o fisioterapeuta alguna vez. O bien porque trabajas con tu cuerpo y tienes la conciencia corporal suficiente para saberlo.

¿Cómo notarás la diferencia entre duras o blandas?

Si no sabes a cuál de los dos grupos perteneces, lo más probable es que tengas un suelo pélvico normal. En ese caso, puedes elegir la copa que quieras. Duras o blandas, todas te irán bien. La diferencia, básicamente, es que una copa dura, una vez colocada, se abre más fácilmente, con lo cual resulta más sencilla de usar. En cambio si es blanda, al no tener esa resistencia, es más respetuosa con tu cuerpo, pero quizá necesites un poco más de práctica al colocarla, ya que no se abren tan fácilmente.

¿Cómo conocer el estado de tu suelo pélvico?

Aún así, si quieres saber hacia que lado de la balanza decantarte, puedes fijarte en ciertas cosas que te indicarán el estado de tu suelo pélvico:

  • Si sufres pequeñas pérdidas de orina. Aunque solo sea a veces, cuando toses o ríes, esto indica que tu suelo pélvico está sensiblemente debilitado.
  • Si has tenido partos vaginales y posteriormente no has realizado ejercicios de suelo pélvico. Los partos vaginales tienen, sin duda, efectos en la zona pélvica. Puede que tras dar a luz notes que tus paredes vaginales han quedado un poco más anchas que antes del parto. Incluso puede que notes menos sensaciones en las relaciones íntimas. O puede incluso que hayas sufrido secuelas como desgarros, episotomía o prolapso.
  • Si has superado los 30 o 35 años y hace tiempo que no ejercitas tu suelo pélvico o no lo has ejercitado nunca. Si no sueles practicar ejercicios de Kegel es probable que tu suelo pélvico haya perdido firmeza.
  • Si realizas deporte de impacto muy frecuentemente o de manera profesional. Nos referimos a deportes como el running, el aerobic o similares. Al practicarlos el cuerpo recibe un impacto a través de los pies que se distribuye al resto del cuerpo, generando presión en el suelo pélvico. En menor medida deportes como las abdominales y el pilates también tienen efectos que a largo plazo pueden debilitar el suelo pélvico.
  • Si padeces sobrepeso u obesidad. Al tener que soportar más peso, los músculos pélvicos se resienten.

Para suelos pélvicos débiles, copas más blandas

En estos casos en los que el suelo pélvico ha perdido firmeza, te recomendamos el uso de copas menstruales de dureza intermedia o blanda. Son más fáciles de colocar y más respetuosas con el cuerpo. Eso es porque al ejercer la presión justa para sujetarse sobre las paredes vaginales. Mooncup, Enna Cycle o Meluna Soft son buenas opciones.

También te recomendamos que practiques ejercicios de Kegel. Son muy buenos aliados para recuperar la tonificación del suelo pélvico. Piensa que de su firmeza depende el control de la vejiga y el intestino. Y también las sensaciones placenteras durante tus relaciones íntimas.

Para suelos pélvicos fuertes, copas de mayor dureza

Si, en cambio, tienes el suelo pélvico más fortalecido porque no has tenido partos vaginales, porque lo trabajas regularmente con ejercicios de Kegel, practicas deporte más de 3 veces a la semana, eres adolescente o tu profesión está muy ligada al trabajo corporal, es preferible que te decantes por una copa de dureza alta. Se adaptará mucho mejor a tus paredes vaginales sin deformarse, evitando cualquier pérdida. Las marcas recomendadas en este caso son Ladycup, Meluna Sport, Naturcup y Mooncup.

Si aún tienes dudas sobre si te conviene más una copa menstrual dura o blanda, recuerda que puedes realizar el test de tu copa ideal. Mediante tus respuestas intentamos orientarte para que encuentres la copa menstrual que mejor se adapta a ti.

Share on Facebook0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Email this to someone

Subscríbete a nuestro newsletter

Consigue descuentos, entérate de las últimas novedades y actividades...