Reconquistar nuestros úteros en 6 sencillos pasos

Reconquistar nuestros úteros en 6 sencillos pasos

reconquistar nuestro uteroSon nuestros, están dentro de nosotras, pero…
¿Sabemos que son un tesoro? Y ¿cómo aprovecharlo?

Desde pequeñas se nos cuenta que un día seremos mujeres y tendremos hijos (¡quizás!).
Cuando estamos embarazadas por primera vez se habla del útero y los ovarios, como si esa fuera su única función (tener hijos).
De más mayores se nos informa sobre el riesgo de posibles patologías.

¡Hasta aquí hemos llegado!
La verdadera historia es muy diferente…

Un ejemplo muy práctico: Imagínate que te regalan un coche, y toda la vida te dicen, que tiene puertas, ventanillas, parachoques y muchas cosas interesantes y ‘¡Qué bonito color!’…
Pero nunca te explican qué tiene un motor! (Es que esta dentro, no se ve).
¡Que se puede encender y puedes ir a donde tu quieras!

El útero es como un motor, primero hay que saber que existe, ponerle carburante, aceite, encenderlo y ¡listo! ¡A correr! Y no te olvides del mantenimiento.

¿Y cómo lo hago?

Así:
1. Saber que existe
La conciencia y el conocimiento ayudan, leer este articulo ya es el primer paso! Acuérdate de él cada día al menos una vez.

2. Ponerle carburante
Este motor se alimenta de un tipo especial de néctar que es agua con hormonas.
Mantente hidratada, descansa, observa tu ciclo menstrual o tu climaterio y tus estados físicos, anímicos y energéticos cambiantes.

3. Poner aceite
Hay que lubricar las articulaciones y liberar las tensiones de las caderas, pelvis, sacro, ingles, periné.
Movimiento suave con respiración conciente, Yoga, Chi-kung, Danza etc…

4. Encenderlo
Todo lo que hagas desde un estado de de presencia, no exigencia y Placer funciona.
El Movimiento corporal es un buen encendedor, hacer el amor, también puede servir un acto creativo potente donde estés concentrada y entregada desde el disfrute.

5. ¡Correr!
Y cuando esta encendido…Disfruta! Quédate un buen rato sintiendo, celebrando, gozando!

6. Mantenimiento
Sí, como todo motor, necesita su mantenimiento.
Cuando sientas frío en el bajo vientre o en las piernas y los pies, significa que necesita calor; si sientes calambres, necesita relajarse; si no sientes nada no te preocupes es solo el principio, todo vendrá. Déjate tiempo para estar contigo, regálate momentos de relax y actividades como en el paso 4.

¿Qué pasaría si desde pequeñas nos contaran sobre ese motor?
Nuestro sentir a lo largo de toda la vida y nuestro estado de salud cambiarían, tendríamos una vida mas sana, serena y placentera.

¿Y qué pasa si me entero ahora?
¡Nunca es tarde si la dicha es buena!

Autora: Alice Ruggeri, www.concienciademujer.net

Share on Facebook0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Email this to someone

Subscríbete a nuestro newsletter

Consigue descuentos, entérate de las últimas novedades y actividades...