¿Cómo afecta la regla a tu estado anímico?

Hay días que llorarías por cualquier cosa. Otros en los que te sientes irascible y a la defensiva. Y algunos en los que la euforia te desborda. ¿Te suena? Nuestras hormonas van cambiando a lo largo del ciclo menstrual y con ellas nuestro estado anímico. Un auténtico vaivén emocional con el que debemos convivir, pero del que también nos podemos aprovechar.

Los cambios de estado anímico a lo largo del ciclo menstrual

Imagen de Elaine Constantine.

Los cambios de humor producidos por el ciclo menstrual son bastante comunes entre las mujeres que tenemos la menstruación. Pero que las hormonas afecten nuestro estado anímico no significa, ni mucho menos, que nos impidan hacer nuestro día a día o, por si alguien tenía alguna duda, que trastoquen nuestra capacidad cognitiva. Lo decimos a raíz de un estudio suizo cuyos resultados certifican que tener la regla no altera la memoria, la capacidad de razonar, de tomar decisiones o emitir juicios. Como si no lo supiéramos. Lo que sí queda tocado con la regla es nuestro humor y desde lacopamenstrual.es creemos que es bueno hablar de ello.

Tu estado anímico a lo largo del ciclo menstrual

Responder cómo afecta la regla a nuestro estado anímico no es fácil. En primer lugar, porque la menstruación no son solo los días de sangrado o de síndrome premenstrual, sino un proceso cíclico que cambia el cuerpo y el ánimo de la mujer durante todo el mes. Como dice Erika Irusta (elcaminorubi.com), conocida por su trabajo como pedagoga menstrual, “no estamos locas, somos cíclicas”. Y es que los ciclos menstruales pasan por distintas fases, en las que entran en juego diferentes hormonas y cada una repercute de una de forma concreta en cada mujer. Para entenderlo mejor, echa un vistazo a este gráfico realizado en base a los resultados de un reciente estudio del Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU.. ¡El baile hormonal de nuestros periodos es increíble! Y, lógicamente, esto tiene consecuencias en nuestro cuerpo y mente.

La fluctuación hormonal del ciclo menstrual de la mujer

Gráfico del El País.

La euforia (fase folicular)

La primera parte del ciclo menstrual, la fase folicular o preovulatoria, justo después del sangrado, se traduce en cierta sensación de euforia. Eso es debido a que nuestro hipotálamo (una glándula que tenemos en el cerebro y que también se encarga de avisarnos cuando tenemos hambre, sed, sueño…) libera estrógenos. Esos días solemos notar que nuestro cerebro funciona con más nitidez, y nos sentimos más sociales, activas y, también, más atractivas. “En ese momento se activan con más intensidad unas zonas del cerebro relacionadas con el sistema de recompensa. Las mujeres sienten satisfacción antes de tener la recompensa” explica Jean-Claude Dreher, investigador principal del estudio norteamericano.

Ovulo y me siento bien (fase ovulatoria)

La fase ovulatoria se sitúa en los días centrales del ciclo y se corresponde con la de mayor fertilidad. Y en ella, el bienestar experimentado en la etapa previa alcanza su clímax. La culpa de todo la tiene la hormona luteinizante (se libera mucha cantidad en poco tiempo) que es la que permite que el óvulo se desprenda. Y, ¡voilà! Ovulamos. Según Dreher, “la mayor disponibilidad, receptividad y deseo que tienen lugar durante la ovulación podrían existir para facilitar la reproducción”.

Llegan los síntomas premenstruales (fase lútea)

Después de la ovulación, la fase lútea trae consigo un pico de progesterona que se acumula en la pared uterina. Se prepara para un posible embarazo. La progesterona sube, sube, sube, hasta que el cuerpo está seguro que no hay ningún bebé a la vista. Entonces, los niveles de progesterona disminuyen. Es ese momento en el que te sientes cansada, apática, con los sentimientos a flor de piel, tienes mal humor, señales de ansiedad, los pechos te duelen, notas el vientre hinchado, las piernas te pesan… Vaya, que tu estado anímico no pasa por su mejor momento. Efectivamente: son los síntomas clásicos del síndrome premenstrual. El cuerpo nos pide tomar un respiro, pedir comida japonesa y hacer una maratón en Netflix.

¡Ya está aquí! (la menstruación)

Tras la fase lútea, la progesterona sigue bajando y el recubrimiento uterino se empieza a desintegrar poco a poco. Llega el momento regla. La sangre trae consigo cierta estabilidad hormonal, aunque para muchas empieza el calvario del malestar y las manchas. “Seguro que todas las mujeres que lean esto han pasado por la incomodidad de ir a trabajar con la menstruación, han escuchado a alguien achacar su mal humor a la regla o han vivido el sinvivir de no saber si están manchando los pantalones o la silla donde una está sentada”, explica Erika Irustra. Y añade: “Si eres un hombre, deberás saber que detrás de la menstruación hay un mundo entero de preocupaciones y cambios hormonales difíciles de entender si no los vives. Pero es algo natural: la mitad de la población mundial sangra y es necesario normalizarlo”. Por suerte, cada vez más productos higiénicos nos ayudan a gestionar la regla y a evitar las manchas, como las Cocoro, ¿las conocéis? Son unas braguitas reutilizables que absorben la regla y el flujo vaginal y que, además son cómodas y bonitas.

¿Cómo tomar el timón de estas emociones?

Irustra y otras expertas en temas menstruales como Pabla Pérez San Martín en su Manual introductorio a la Ginecología Natural hablan de llevar un control del ciclo menstrual mediante un diario. Puede ser un buen propósito ahora que el año acaba de empezar. Este diario nos ayuda a llevar un mejor cálculo de nuestro ciclo. Pero también nos permite comprobar cómo se repiten los patrones mes a mes, pudiendo saber por qué nos sentimos de determinada forma cuando parece no haber motivo aparente. “Cada mujer debe conocer su propio cóctel hormonal y cómo lo manifiesta”, dice Irustra. Incluso podemos aprovecharlo en el ámbito laboral. Para planificar los proyectos a sabiendas de qué días rendiremos más y cuáles es mejor descansar, por ejemplo.

Y tú, ¿eres consciente cómo la regla afecta a tu estado anímico? ¿Has variado algo en tu día a día para que no te afecte o para sacarle partido? ¡Te esperamos en los comentarios!

 

Share on Facebook0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Email this to someone

Subscríbete a nuestro newsletter

Consigue descuentos, entérate de las últimas novedades y actividades...