Control hormonal, adormecimiento corporal [Parte 2]

Control hormonal, adormecimiento corporal

Como ya comentamos en el anterior artículo (ver artículo), las hormonas que el cuerpo recibe de forma artificial (ya sea vía anillo anticonceptivo, píldora o parche anticonceptivo), lo adormecen y provocan en él efectos secundarios nada saludables para la salud femenina y completamente innecesarios. Estos métodos inhiben la ovulación y, por tanto, evitan que se lleve a cabo todo el proceso del ciclo menstrual. El centro energético femenino es el útero, así que si lo anestesiamos renunciamos a vivir en base a sus ciclos y sus tiempos, y eso nos desconecta inevitablemente de control_hormonaral_1_petitanuestra esencia. Es popular en las mujeres que toman o han tomado las pastillas anticonceptivas sentir bruscos cambios en su cuerpo, tanto al iniciar o abandonar el tratamiento, como durante su desarrollo. Algo que obligue al cuerpo a transformarse para aceptarlo no es de fiar. Es fácil darse cuenta de eso cuando se escucha al propio cuerpo y se siguen sus instrucciones. El aumento/pérdida de peso de forma brusca, las pérdidas entre sangrados, la hinchazón de las mamas, la candidiasis y las varices son sólo unos cuántos ejemplos. Si se toma durante más de siete años seguidos el nivel de fertilidad puede verse drásticamente reducido, porque el cuerpo pierde la capacidad de ovular. Digamos que “se olvida“.

 Tomar conciencia de nuestro cuerpo y saber que todo lo que de él nace es una expresión de nosotras mismas es una forma de empezar a querernos y acostumbrarnos a ello. Puede parecer una evidencia pero es muy común olvidarse de una misma, agredirse, engañarse y lesionarse gravemente. Permitir que nos desconecten de lo que somos por una supuesta comodidad es faltarnos al respeto y no defendernos, es no cuidar de nosotras.

Es lógico dudar, salir de la zona de confort es arriesgado. Es cómodo tomar una pastillita que aparentemente no afecta a nada y conseguir un pleno control de mi fertilidad sin tener que pensar en ello. Pero debemos pensar lo siguiente: cuando perdemos el control de nuestro cuerpo y nuestra vida se lo estamos cediendo a alguien que se esconde tras una bonita caja de pastillitas de colores. Recuperar nuestro lugar, nuestra esencia, tomar las riendas de nuestra vida tiene muchos precios. Todos, seguro, valen la pena.

Autora: Lara Manzanera López. Terapeuta energética y de feminidad. www.energiaenfemenino.es 

Share on Facebook0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Email this to someone

Subscríbete a nuestro newsletter

Consigue descuentos, entérate de las últimas novedades y actividades...