La regla normal y sus alteraciones

La regla normal y sus alteraciones

Una regla normal dura entre 3 y 5 días, durante los cuales se pierden entre 40 y 60ml de flujo menstrual. Aparece cada 25 o 35 días, lo más habitual es que aparezca cada 28. El flujo menstrual se compone de sangre, tejido del endometrio que se había preparado durante el ciclo para albergar al óvulo fecundado y flujo vaginal.

kristina Sabaite ilustración

¿cuántas chicas jóvenes hoy en día dicen cuando les va a venir la regla “me toca ponerme mala”? “Mala”… Una infección, un cáncer, una enfermedad autoinmune… le hacen a una ponerse mala. Tener la regla es precisamente señal de justo lo contrario: salud.

Hay varias alteraciones menstruales, cada uno con nombre propio:

Amenorrea:

es la ausencia de regla. En los controles de embarazo podéis oír que vuestro útero corresponde con amenorrea. Esto que suena tan rimbombante no es otra cosa que confirmar que el tamaño del útero es el que tiene que ser correspondiendo con las semanas de embarazo. Si os dicen “menor que amenorrea” es que la altura del fondo del útero indica que es más pequeño que lo que debería en función de vuestra última regla y si es “mayor que amenorrea”, lo contrario. Hay estados de amenorrea normales, como son el periodo previo a la pubertad, el embarazo y la menopausia.

Proiomenorrea:

Alteraciones de los ciclos. Si la regla viene cada menos de 25 días (ciclos cortos, la regla viene con mucha frecuencia). Si se presenta cada más de 35 días (ciclos largos), opsomenorrea. También hay mujeres que tienen ciclos muy irregulares y alternan varias veces en un año ciclos cortos con ciclos largos.

hipermenorrea (aumento) ehipomenorrea (disminución):

 Alteraciones en el volumen del sangrado

Menorragia:

Es la regla que viene de forma regular, pero siempre dura mucho y, además, se sangra mucho. Aquí es importante valorar el riesgo de anemia. El spotting es un sangrado que ocurre entre reglas de cantidad mínima y muy corta duración. Puede que escuchéis también otra palabra que se parece, Dismenorrea. Esta se refiere al dolor causado por la regla.

Cuando la regla es normal, no hay por qué sospechar de ninguna alteración, pero cuando se da alguno de estos casos, siempre conviene consultar con un ginecólogo para que valore la necesidad de realizar una analítica con un perfil hormonal y una ecografía. Tras estas alteraciones puede haber trastornos hormonales o de ovulación, incluso anatómicos, ya los veremos.

¿Cuándo hay que sospechar de que algo no va bien?

No es normal que haya que cambiarse la copa menstrual, el tampón o la compresa cada 2 horas o hacer más de 6 cambios al día o más de 2 durante la noche.

Después de todo esto… ¿seguís pensando que tener una regla normal es ponerse mala? Sólo hay una ocasión en la que tener la regla puede ser causa de frustración… y es cuando se está buscando un embarazo. Pero aún entonces, hay que recordar que gracias a ese mecanismo hormonal que produce las reglas, es posible lograr el embarazo.

Ilustración de Kristina Sabaite, ‘Krize’.

Share on Facebook0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Email this to someone

Subscríbete a nuestro newsletter

Consigue descuentos, entérate de las últimas novedades y actividades...