Re-evolución

danzademujer_reevol

Revolución. No una revolución con lanzas y espadas, sino una re-evolución. Re-aprender lo que somos, nuestros cuerpos y almas. Está por todas partes: blogs, páginas de facebook, columnistas reinventando lo femenino… Si lees esto, es porque también formas parte de ella, la re-evolución. Tenemos que volver a evolucionar. Nuestro cuerpo casi ha olvidado como ser en el mundo. Cómo parir, como andar, como menstruar. Un camino tambaleante: dos pasos hacia delante y uno hacía atrás. Un camino para volver a encontrarnos y recordar lo que significa ser mujer. Porque, a pesar de lo que nos venden, no es amar a los vestidos y los tacones, maquillarse y tomar píldoras para regular las hormonas y tampones para esconder nuestro sangrado. Ni se limita a ser (o no ser) mamá, ser trabajadora, tener pechos, ovarios… no es ser la chica del anuncio de tampones que te promete que te olvidarás por completo que tienes “esos días”. Parece que la sociedad quiere que te olvides de quién eres, para sonreír y bailar en el escaparate. Para los demás. Aprendemos desde pequeñas a convertirnos en maniquíes sin rostro e identidad. Sin sagrado, sin lágrimas, sin sonrisas auténticas que resuenan en tu interior. No hay nada malo con arreglarse, maquillarse y amar los vestidos. Yo también lo hago. Pero lo hago por mi misma. Para honrar mi naturaleza, mi ser. Cuando sangro, observo la belleza de mi sangre rubí, la huelo, pinto con ella, la festejo. Porque no es el único, pero si es uno de los caminos principales hacía mi revolución. Mi re-evolución a ser mujer.

¿Por dónde empezar? Conecta con tu ciclo menstrual, apunta las emociones y cambios en ti. Respeta tu cuerpo. Cambia las compresas desechables y los tampones para poder oler y sentir tu sangre al mismo tiempo que te cuidas. Compresas de tela, mooncup, sangrado libre… busca tu alternativa. Recolecta tu sangre, huélela, tócala. Pinta un pequeño dibujo en tu agenda con ella. La sangre menstrual no tiene un poder mágico, pero respetarse y conectar con uno mismo es la magia más grande que existe. Te transformará. Prepara un altar para siempre tener un trocito de tu esencia presente, riega una planta con tu sangre y observa la fuerza con que empieza a crecer. Siéntete, ámate. Actos simples pero poderosos. Volveremos a re-evolucionar. Y con nosotras la sociedad. Porque la sociedad somos cada una de nosotras. Tu y yo también. Así de simple. Punto y seguido.

Autora: Sofia Nikander. Doula, profesora de danza, organizadora e impartidora de talleres para mujeres. danzademujer.blogspot.com

Share on Facebook0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Email this to someone

Subscríbete a nuestro newsletter

Consigue descuentos, entérate de las últimas novedades y actividades...