Elvie, un entrenador personal para tu suelo pélvico

Elvie, un entrenador personal para tu suelo pélvico

Una clienta amiga que prefiere quedar en el anonimato nos contó que estaba encantada con Elvie, y le propusimos que compartiera su experiencia con todas nosotras.

Elvie ejercitador suelo pelvico

A partir de los 30, muchas cosas cambian. Y cuando tienes a tu primer hijo, TODO cambia.

Después de dar a luz a mi hija, tuve una recuperación bastante buena. La episiotomía hizo que mi zona genital estuviera un poco sensible durante un tiempo, pero aparte de eso, ¡todo perfecto! Sin embargo, un día me di cuenta de que ¡eso de mearse de risa era cierto! A ver, sólo se me escapaban unas gotitas pero… se me escapaban.

Total, que fui a ver a mi comadrona porque me tocaba hacerme la citología y, de paso, le comenté que tenía unas mini-pérdidas de orina. Me dijo: “Tienes incontinencia”, a lo que yo respondí que sólo tenía muy, muy, muy pocas pérdidas, cuando me reía mucho o cuando estornudaba, o sea que para nada era incontinente. Ella repitió: “Tienes incontinencia. No importa la cantidad, sino el hecho de que no tienes control”. Me quedé de piedra porque siempre había asociado la incontinencia a un problema de personas mayores ¡y yo soy muy, muy, muy joven!

Mi comadrona me dio una charla completa sobre los ejercicios de Kegel para poder recuperar el tono de mi suelo pélvico y solucionar el tema de las pérdidas de orina. Desde ese día, estuve yendo a varias sesiones en las cuales ella introducía sus dedos en mi vagina, vamos a ser claras, y me hacía practicar los ejercicios de Kegel para comprobar si los hacía bien o mal, o si tenía que fortalecer más un músculo u otro. Vamos, ¡un rollo! Por si eso no fuera suficiente, si entre visita y visita no hacía los ejercicios, me caía bronca. La verdad es que se tomaba muy en serio su trabajo y se lo agradezco.

Un día, una compañera me habló de un ejercitador del suelo pélvico: Elvie. Me dijo que podría irme muy bien porque, a diferencia de otros, éste tiene una app que controlas con el móvil, de manera que hacer los ejercicios de Kegel se convierte en un juego. Elvie es un buen entrenador de los músculos del suelo pélvico personalizado.

Elvie-2

Pensé que era una inversión que valía la pena, porque ya me imaginaba con 60 años y llevando pañales y… ¡más vale prevenir!

Compré mi Elvie online a través de lacopamenstrual.es. Cuando me llegó, me hizo mucha gracia porque parecía un teléfono de alta gama. Me gustó mucho el diseño del empaquetado, los accesorios y el aparato en sí.

Cómo funciona

Empezar a utilizarlo resulta muy sencillo. Sólo tienes que instalar la app en tu móvil y leer la guía rápida, que se lee en un minuto. Luego, basta con ir siguiendo las instrucciones a través de la aplicación del móvil. Es todo muy intuitivo.

Puedes mirar este video resumen que te explica cómo funciona Elvie muy claramente: 

La app te propone una serie de ejercicios de Kegel para entrenar diferentes habilidades y fortalecer los distintos músculos correctamente. Introduces a Elvie en tu vagina (es muy pequeñito, no molesta en absoluto) y mediante la app debes mover virtualmente una bolita que te aparece en la pantalla. Mantener la bolita arriba, bajarla, subirla rápido, bajarla lentamente, etc. La variedad de ejercicios hace que ejercites tanto fuerza como control. Y al final de cada sesión te muestra tu progreso. De modo que tienes un control de todos los ejercicios de Kegel que vas haciendo y referencias para mejorar objetivos.

Elvie App

Yo empecé probando Elvie dos semanas, aunque no con mucha regularidad porque mi vida es una poco caótica. Pero después de esas dos semanas, visité a mi comadrona, que como siempre comprobó físicamente el estado de mi suelo pélvico, y me dijo que había mejorado un montón. De hecho, ¡me dio el alta, y yo supercontenta! Eso sí, me dijo que no me emocionara demasiado y que, sobre todo, siguiera con los ejercicios de Kegel.

Así que ahí sigo, en mi caso, practicado cada dos o tres días con Elvie. Y la verdad es que ya no me da apuro estornudar. Y de risa, no me meo, pero me río muy a gusto.

Share on Facebook107Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Email this to someone

Subscríbete a nuestro newsletter

Consigue descuentos, entérate de las últimas novedades y actividades...